Artículo anterior
Siguiente artículo
La Calidad del Sueño y Niveles de Glucosa - ¿Por qué mis niveles de glucemia bajan mientras duermo?

La Calidad del Sueño y Niveles de Glucosa - ¿Por qué mis niveles de glucemia bajan mientras duermo?

|

8/11/2022

-

min

La Calidad del Sueño y Niveles de Glucosa 

¿Por qué mis niveles de glucemia bajan mientras duermo?

Cuando una persona empieza a preocuparse de su salud metabólica e inicia un monitoreo continuo de glucosa, puede notar que hay grandes variaciones en diferentes momentos del día, y uno de los más frecuentes es la disminución de la glucemia que se puede experimentar durante el sueño y, por lo tanto, vamos a explorar un poco las probables causas de este fenómeno:

  • Sueño REM

Muchas investigaciones han reportado una disminución de los niveles de glucemia en aproximadamente un 5% durante la fase de sueño REM, comparada con la fase de sueño no REM, lo que puede contribuir a las caídas periódicas que se observan durante la noche en pacientes no diabéticos.

De hecho, en personas sanas que tienen caídas de niveles de glucosa por debajo de 70 mg/dl, los descensos durante la noche pueden ser dos veces más frecuentes que durante el día.

  • El momento en el que se ingieren los alimentos y el alcohol

Cuando te levantas tras una noche de sueño, tu cuerpo ha estado en un estado de ayuno por varias horas. Durante este tiempo tu organismo utiliza la glucosa circulante y almacenada en el hígado para suplir la energía necesaria para seguir realizando los procesos fisiológicos usuales.

Si la persona tiende a cenar temprano y se acuesta sin tomar nada más, este lapso de tiempo en ayuno se prolonga más, lo que puede llevar a tener niveles disminuidos de glucosa durante esa noche. Adicionalmente, tomar alcohol por la noche puede disminuir aún más la glucemia nocturna, ya que el alcohol disminuye la habilidad que tiene el hígado de producir nueva glucosa por la vía de la neoglucogénesis.

Para contrarrestar esta disminución, el alcohol favorece la liberación del glucógeno almacenado. Si hay un equilibrio entre estos dos procesos, los individuos sanos con una dieta normal no deberían tener ningún tipo de problemas. No obstante, la situación es diferente para aquellas personas que han hecho ayunos extremos y muy largos, o que están en un estado cetogénico puro, porque estos individuos tienen niveles muy disminuidos de glucógeno almacenado en el hígado y los músculos.

Como ya hemos visto, el alcohol inhibe la neoglucogénesis, y el resultado puede ser que los niveles de glucemia disminuyan a niveles peligrosos, y en casos muy extremos, esta hipoglucemia puede ocasionar convulsiones, coma e incluso la muerte. Nunca recomendaremos tomar alcohol ya que no produce ningún beneficio en el cuerpo, pero si lo tomáis, es importante tener esto en cuenta.

  • Error del sensor inducido por la presión

Tenemos que considerar la posibilidad de que tus niveles de glucosa no estén disminuyendo por las noches, sino que tu posición al dormir puede alterar el sensor si duermes sobre él.

Esto puede causar una disminución del flujo de sangre a nivel local por la compresión de los tejidos, y no tiene nada que ver con tus niveles reales de glucosa, por lo que si esto está ocurriendo debes tratar de ajustar tu posición al dormir para evitar poner presión en el sensor y en los tejidos circundantes.

  • Hipoglucemias nocturnas de forma constante

La hipoglucemia nocturna no aparece en personas sanas, sino que es una condición predominante en pacientes diabéticos tipo 1 y 2 que dependen de la insulina. Ocurre cuando estos pacientes se saltan comidas, especialmente la cena, hacen ejercicio antes de ir a dormir, toman alcohol antes de ir a dormir o tienen algún proceso infeccioso. Algunos síntomas de hipoglucemia nocturna son: piel sudorosa, caliente o fría, temblor o agitación, cambio en el patrón respiratorio normal, el cual se puede enlentecer o acelerar,  taquicardia o pesadillas que despiertan a la persona. En todos estos casos, es vital consultar con un médico cuanto antes. 

El sueño y la salud física están estrechamente relacionados, por lo que no es sorprendente que el sueño afecte a los niveles de azúcar en sangre. Sin embargo, la relación entre el sueño y el azúcar en sangre es compleja.

Puedes conocer cómo fluctúan estos niveles por la noche gracias al Programa Metabólico de Healz.

Ir al enlace

Artículos relacionados

No se han encontrado artículos relacionados